Publicado: 10 de Diciembre de 2014

Tras Israel, España es el segundo país de la OCDE en el que más cae la recaudación fiscal en términos de producto interior bruto (PIB) desde 2007 y el inicio de la crisis, y eso pese a la recuperación constatada en 2012. En el informe anual sobre estadísticas de los ingresos públicos publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, se subraya que la fiscalidad en España ha pasado del 36,4% en 2007 al 32,1% en 2012.

En resumen, la recaudación fiscal en España ha disminuido 4,3 puntos de PIB entre 2007 y 2012, una cifra sólo superada entre esos cinco años por Israel (5,1 puntos de PIB). El responsable de fiscalidad de la OCDE, Pascal Saint Amans, reconoció que los españoles "no tienen la impresión de que los impuestos han bajado", y de hecho señaló que los tipos impositivos han tendido a incrementarse durante la crisis. Pero insistió en que eso no se ha traducido en un alza de la recaudación, sino en todo lo contrario porque la recesión supone menos actividad sobre la que aplicar tasas (si las empresas no tienen beneficios, por ejemplo, no pagan impuesto de sociedades).

“Además, el incremento de tipos impositivos tarda tiempo en producir efectos y, en un contexto recesivo, ha podido ser un aliento para un incremento del fraude que Saint Amans reconoció que no han podido evaluar”, señaló. 
(Expansión, 10-12-2014)